Dar un pase

252

La fábrica de sueños

La escuelita Los Leones de Maipú y Urquiza de Córdoba Capital es noticia por la rifa que largan con la camiseta de Cristiano Ronaldo. Hoy se celebra el día del Futbolista y en esta nota te contamos —de primera mano- quienes lo hicieron posible.

Roberto amasó miles de facturas y criollos el año pasado, algunos le costaron más que otros, tarifas altas, menos guita en la calle, pero ahí estaba cada día en su panadería con la mejor sonrisa, siempre agregaba alguna yapa en cada venta. Cada semana preparaba bolsas con sus dulzuras y las donaba a la Escuelita de fútbol para que se entregaran a los pibes de Barrio Urquiza. Con Roberto hacíamos un intercambio curioso, él nos daba parte de su trabajo para la merienda y nosotros le hacíamos publicidad callejera con un parlante enganchado a la bicicleta. Siempre nos daba más que lo que pedaleábamos, incluso si llovía o por alguna razón no salíamos, Roberto nos esperaba con las facturas y criollos. Este año nos daba fiaca, en realidad un poco de pereza y de miedo, salir con una Venzo y el parlante. Se lo comenté a Roberto pero me dijo que fuéramos igual a buscar la merienda. Mientras resolvíamos con qué devolverle el favor, pucha nos roban la bicicleta de las narices. En eso estábamos cuando nos dicen que Roberto se nos fue. Quedamos mudos, fue un lunes a la tardecita, unos minutos antes habíamos ido a buscar unas facturas y las había despachado para los chicos. Roberto se fue de este mundo dando, tal como lo vivió.

Parte de Los Leones de Maipú y Urquiza

Al día siguiente, quizás empujados por el dolor –hoy en perspectiva una bendición- por Roberto, nos escribimos con un tal Hernán Laurino, periodista de La Voz del Interior, que escribe crónicas maravillosas y se interesó por nuestra escuelita. Le contamos que el día del futbolista íbamos a largar una rifa con el propósito de construir equidad con los pibes que asistían –la mitad provienen de una barriada de bajos recursos- y que sería un regalo muy especial: una camiseta firmada por Cristiano Ronaldo. La cosa es que la nota fue tapa del suplemento de deportes, Hernán hizo una doble página maravillosa y todos los noticieros de Córdoba se interesaron, incluso un canal de noticias nacional. Antes de largar la rifa ya teníamos un instituto que nos donaría para la merienda, una Fundación que nos acercó juguitos y papitas y gente interesada en ayudar y comprar rifas. En el fútbol, como en la vida, dar un pase tras otro y salir jugando de abajo.

algunos jugadores viéndose en la nota del diario

En el último tiempo las carencias en los barrios se acrecentaron, merenderos, copas de leche y gente haciendo lo imposible para que todas las bocas sean alimentadas. Esas historias las empezamos a vivir de forma personal en la escuelita y Primero que nada estar bien alimentados y poder atarse los cordones de sus propios botines y no las mismas zapatillas con las que andaban el resto del día. A cambio una contraprestación, ir al colegio y ser buen alumno. Para los remolones -o que les cueste un poco más- largamos la opción de apoyo escolar dictado –nada menos- que por uno de los profes de fútbol. Obtener un resultado pero poner esfuerzo, en el fútbol, como en la vida.

Panadería El Amanecer, la panadería de Roberto


este año nos propusimos que nuestros jugadores debían tener las mismas oportunidades que cualquiera de sus rivales.

Hace un tiempo le contamos sobre nuestra escuelita a una cordobesa que vive en Italia y que por su familia está conectada con la Juventus pero su profesión es la medicina y la nutrición. Lo aclaro porque no es que dirige el calcio pero dijo que algo iba a hacer por los chicos. Es decir, lo normal es que deje pasar la pelota de largo o incluso la tire afuera. Si bien, eso es gran virtud de los funcionarios, incluso en el círculo íntimo de amistades lo que prima es dejar para que la agarre otro. Pero ella, Viviana se llama, habló con su marido y con su suegro y se involucraron con el regalo que hoy es noticia: la camiseta de Cristiano Ronaldo. Es lógico que la fama del delantero y los flashes se disparen por ahí, porque el gol y los festejos son los que salen en las fotos pero antes de eso, están las personas que, en silencio, dan los primeros pases. En el fútbol como en la vida.

la camisera de Ronaldo autografiada

Giampiero Boniperti jugó toda su vida en la Juventus, era parte del trio mágico con Omar Sívori y John Charles. Es el segundo máximo goleador de la historia del club y ganó todo, tanto como jugador como en sus casi dos décadas como presidente de la Vechia Signora. Es una institución, no sólo de Juventus, sino del Calcio, justamente tamaña personalidad tuvo el gesto de dar un pase a una desconocida escuelita de Córdoba. Jugarse por el otro sin importar las consecuencias. En el fútbol como en la vida.

Giampiero Boniperti (foto sitio Juventus)

Hoy se celebra el día del Futbolista en todo el país y la escuelita lanza su rifa llena de sueños de equidad y de oportunidades para pibes postergados. Ese campeonato es largo y se juega con todo tipo de condicionamientos, muchas veces sin Fair Play, con goles en contra e injusticias por doquier. Pero siempre todo será un lugar mejor si aparecen personas como el Panadero Roberto, la cordobesa Viviana, el periodista Hernán, el crack Giampiero y su hijo Alexandro, nuestro incondicional Ivancito Guerrero. Son gestos que pueden pasar desapercibidos si solo nos enfocamos en el gol o en la atajada. Sabemos que lo esencial son esos pases, silenciosos, acertados, llenos de amor. En el fútbol y en la vida. Que son la misma cosa.