La historia de una foto

63

A un año del fallecimiento de José Manuel De la Sota

Hace exactamente un año, en un velorio multitudinario, se despedía a José Manuel De la Sota, tres veces gobernador de la provincia. Hubo numerosas crónicas desde su trágico accidente la noche previa hasta esos momentos de dolor y homenaje el 16 de septiembre de 2018 en la sede del Gobierno conocida como “El Panal”, donde varias esferas de la sociedad se mostraron convulsionadas.

Quizás, se puede resumir todo lo que ocurrió en esas horas en una foto. El cliché de una imagen que vale por mil palabras. La consternación de Juan Schiretti, gobernador en ejercicio, ante el cajón con los restos de su entrañable amigo. Pocos saben que esa foto que se viralizó y se publicó en diferentes medios la sacó Florencia Liviero, comunicadora social y especialista en social media y marketing digital. Con su celular y con el dolor a cuestas de varios momentos compartidos con el ex gobernador.

“Los minutos previos a la foto fueron de mucha emoción, por varias cosas: en mi camino como periodista y como cronista de prensa de Gobierno, compartí muchos momentos con José Manuel de la Sota, y pude ser testigo no sólo de su lado político, sino también de su lado sensible y carismático, por lo que no sólo me sentía en el velorio de un gran líder político, sino de una persona por la que sentía gran afecto. Estaba muy emocionada, y también expectante al momento en el que apareciera Juan Schiaretti, otra persona que significa también mucho para mí, porque también he podido disfrutar de su costado de líder y de su costado cariñoso#, dice y agrega: “sin dudas ese impacto con la realidad que iba a vivir Juan, era inmensamente trasladable para todos los que estábamos allí. Estaba desde el comienzo del velorio en el Centro Cívico, pero iba cambiando de locación, pendiente también de los anuncios de protocolo sobre el horario en el que llegaría Schiaretti. Me acuerdo que me ubiqué en un costado de la valla principal, los fotógrafos estaban un poco más atrás pero al medio, y mi novio (fotógrafo oficial de Gobierno) estaba dentro de la valla, pero de costado también. Me preparé para hacer un video con mi celular (iPhone X) y cuando llegó Juan y se acercó con la banda de Gobernador al cajón de José, no pude evitar emocionarme, al punto que contenía los suspiros para que no se escuchara en la grabación, y usaba las dos manos para sostener el teléfono, porque temblaba. En el medio del video, disparé unas cinco veces en el momento en que Juan deposita la banda de Gobernador en el cajón, y una de esas cinco fotos fue la que elegimos y subimos a las redes sociales de Gobierno. Desde allí se disparó un torbellino de republicaciones”, cuenta Florencia.

Consultada sobre la inmensa connotación de la misma, para la cronista: “la foto que saqué creo que muestra un antes y un después en la política cordobesa y también en el país. Muestra a dos líderes irrefutables de nuestra provincia (estés del lado de la política en el que estés), en el tristísimo momento en el que se trunca la vida de uno, y las esperanzas de muchísimos. A su lado, su compañero de siempre, derrotado por la tragedia, pero también asumiendo una responsabilidad inmensa, como único líder de los ideales que ambos representaban”.

“La foto que saqué creo que muestra un antes y un después en la política cordobesa y también en el país”, dice Florencia Liviero

La potencia de la imagen que obtuvo Liviero dimensiona el poder de las nuevas alternativas de comunicación a través de dispositivos móviles y redes sociales. “Creo que la tecnología dio vuelta por completo los roles de los periodistas y fotógrafos. Seguramente por la inmediatez del tener todo en un mismo aparato, ya que podés generar el contenido y difundirlo con una facilidad inexplicable. De hecho mi novio, fotógrafo oficial de prensa de Gobierno, tuvo una toma increíble del momento también, pero mi foto fue la que se viralizó por todo el país, por la contundencia del mensaje y por haber sido la primera en cruzar la frontera de lo público, fundamentalmente”, concluye.