TORNEO DE FUTSAL EN CÓRDOBA

146

Para personas con síndrome de down

De a uno, al tiempo que son nombrados, desfilan los ocho equipos convocados para el primer torneo de Futsal para personas con síndrome de down. Algunos jugadores saludan a la tribuna con piruetas y festejos de gol. Una voluntaria de la organización ubicada detrás de las vallas observa el momento. Se seca las lágrimas y se contiene, dice que debería irse al exterior a llorar con ganas. Es felicidad en estado puro, me cuenta que uno de los jugadores (al que conoció hace un par de horas atrás) vino corriendo a abrazarla y decirle en el oído: te quiero. “Me hizo pensar de qué sirve preocuparse por los problemas, por pagar las facturas, por la tristeza, ese abrazo me llenó de vida”, dice.

Los rosarinos de Edir celebran en la premiación

Se canta el himno nacional y desde las entrañas de cada equipo surge al unísono: “oh juremos con gloria a morir”, con un grito fuerte y profundo. La gran mayoría lo hace con la mano en el corazón y la mirada al frente. El público aplaude y tras la inauguración oficial –con unas sentidas palabras de Rafa Galla- llega el pitazo que da inicio al cronograma de partidos de la tarde. El fixture es todos contra todos en tres jornadas, la Fundación Empate de Córdoba es la creadora del inédito torneo y a cargo de la organización. Están en cada detalle, hay colaboradores y voluntarios aquí y allá con remeras negras con grande letras blancas y la abreviatura provincial. FUT 21 se pone en marcha, aunque en realidad comenzó el día anterior ante una calurosa jornada de más de 30 grados. Sin embargo, la sede indoor del campus de la UTN resulta cómoda y sus tribunas permiten observar el juego desde todos los sectores. Hay delegaciones que vinieron de partidos del Gran Buenos Aires como Vicente López, Merlo o Tigre y también de Mar del Plata. Fuera del estadio otro equipo se prepara y escucha la atenta charla técnica de su entrenador. En un alambre varias camisetas transpiradas se secan al sol. Y al rato se volverán a pegar a la piel.

Germán Laborda es el creador de la Fundación Empate, una organización que busca darle a las personas con síndrome de down la oportunidad de que puedan desarrollarse y formarse a través de actividades y espacios gratuitos. Desde 2017, brindan cada semana clases de fútbol, tenis, música y arte con el objetivo de potenciar y desarrollar su psicomotricidad, y mejorar su relación con sus pares y su familia. Tal como lo presentan en la presente nominación como Abanderado del año, hoy son 85 personas que participan en todas actividades de la fundación en su sede de Córdoba Capital. Además, cuenta con dos sedes más: una de ellas ubicada en San Francisco, Córdoba y otra en la ciudad de Lima, Perú. En estos espacios, participan más de 80 personas y reciben la colaboración de más de 100 voluntarios en total. A su vez, buscan la inclusión de los alumnos en distintos puestos de trabajo y realizan eventos y salidas recreativas gratuitas, como paseos al cine, parque de diversiones, visitas al teatro, entre otras. A principios de 2018, abrieron las puertas de Casa Empate, el primer espacio gratuito con actividades deportivas y artísticas para personas con síndrome de down en Córdoba Capital. Buscan que cada alumno disponga de los mismos derechos a la hora de realizar este tipo de actividades y que sea protagonista de las mismas, desarrollando su psicomotricidad y fomentando su formación como personas íntegras.

Germán Laborda creador de Empate

Al día siguiente de concluido el FUT21, y con el cansancio a cuestas del torneo concluido con éxito, Germán nos cuenta que: “el balance es súper positivo, no sólo porque se estableció el primer argentino y se hizo historia, también se impuso una estructura de torneo por el disfrute de los chicos y por la parte deportiva que es no menor. La competencia salió diez puntos y no hubo nada librado al azar”. El cierre fue a todo ritmo, con la entrega de medallas a cada equipo y trofeos a quienes completaron el podio. Hubo además valla menos vencida, jugador destacado y goleador: resulto el cordobés Dani Jam. (Menciono el apodo porque se lo hizo saber al locutor). Todo terminó con un gran baile en la pista improvisada de la cancha y los sonidos de la banda Reymanda.

La idea se visualizó en Germán tras su viaje al mundial de Futsal para personas down de este año en Rivera O Preto (Brasil), donde Argentina salió subcampeona. Tras su contacto con los profes que habían viajado y observando la organización surgió la motivación para generar la competencia. “Gracias a Dios y a mi cabeza enferma que me motiva a hacer cosas, las ideas que parecen locas son hasta que se hacen y empecé a cranear copiando un poco lo del mundial y de ideas que ví. La organización empezó hace dos meses y se pudo llevar a cabo porque empezamos con tiempo, cubriendo cada detalle, desde comida, alojamiento o recreación, cada cosa fue para mejorar la calidad del torneo”, dice.

En su discurso tras la premiación, Laborda contaba que se trató del primer argentino de cualquier disciplina para personas down, abriendo la ventana para la incorporación de más deportes. “Me enteré en el mismo torneo porque pensé que se habían realizados nacionales en natación. Al síndrome de down se lo coloca en la categoría de disminuidos intelectuales y genera muchas desventajas en la competencia en muchos deportes. Y siempre se está luchando para que se hagan competencias específicas de síndrome de down, ya que están compitiendo con sus pares. Sentar ese precedente de haber hecho el primer certamen de síndrome de down en Argentina es maravilloso”, expresa.

“Buscan la inclusión de los alumnos en distintos puestos de trabajo y realizan eventos y salidas recreativas gratuitas”

En la página de Abanderados donde se lo puede votar a Germán (https://www.premioabanderados.com.ar/abanderado/germ%C3%A1n-laborda) expone un caso: “Que Exequiel haya ingresado con 30 años sin saber trotar y que en 3 meses haya logrado realizar un circuito de coordinación por sí solo; que se acerque un papá con lágrimas en los ojos, nos abrace y nos diga gracias porque, por primera vez, lo llamaron del colegio para felicitarlo. Todo eso paga nuestro trabajo y cada día suceden cosas que te erizan la piel y ayudan a seguir adelante”. Admite que esta nominación es increíble y la compara cuando recibieron una llamada del Papa Francisco para una audiencia en Roma. “Lo digo en plural porque no existen logros individuales, esto es grupal. Hay 70 personas laburando en Empate y sería muy injusto decir que es mío. Tuve la habilidad de buscar a buenas personas que me ayudaran, a tener ideas y proyectos, pero sin gente para ejecutarlas y llevarlas a cabo no hubiéramos sido nada nunca”. Sostiene que lo próximo es expandirse porque hay muchas necesidades en las provincias y hacen falta recursos monetarios y de tiempo, que sería ideal que los pibes del interior tengan la misma posibilidad.  

Podés ayudarlos o ser voluntario acá: https://www.fundacionempate.org.ar/