NI HÉROE NI TRAIDOR

136

ANUNCIA SU ESTRENO

Con los protagónicos de Juan Grandinetti, Inés Estévez y Rafael Spregelburd se conoció la fecha de estreno de una gran película que promete: Ni héroe ni traidor de Nicolás Savignone. En todo el país a partir del 12 de marzo.

La trama se centra en Buenos Aires, en el año 1982. Matías (19) acaba de terminar la colimba y sueña con irse a estudiar música a España. Sus problemas se reducen a convencer a su novia que se le una más adelante y lidiar con la oposición de su padre. Pero el tablero cambia completamente cuando se declara la guerra de Malvinas y es convocado junto a sus amigos.Al principio Matías estará de acuerdo con acudir al llamado, pero poco a poco se irá dando cuenta de que no siente propia ni sincera esa guerra –o quizás ninguna otra- por más justa que le parezca su causa.El miedo a morir pero también el horror de matar, un abuelo republicano, un padre que lo boicotea porque lo ama, amigos que se desconocen hasta apuntarse con armas, un disparo en el pie como acto de amistad. Traición y lealtad, miedo y valentía en esta película que llegará pronto a los cines.

“…Traición y lealtad, miedo y valentía en esta película que llegará pronto a los cines…”

NOTAS DEL DIRECTOR

Nicolás Savignone es director cinematográfico por la FUC y Médico Psiquiatra por la UBA. Actualmente está realizando la postproducción del documental “Mimita”. Sobre “Ni héroe ni traidor” cuenta que “la película nace de un recuerdo de mi infancia. Durante la guerra de Malvinas, a mis 7 años, veía a mi padre encerrarse en su cuarto a escuchar la radio. Desde otro rincón de la casa escuchaba atento sus comentarios sobre los acontecimientos de la guerra. Esos momentos aún los recuerdo con mucha nitidez y angustia: la euforia, la tristeza; la mochila del colegio con polenta, arroz y fideos para los combatientes. De algún modo la película es un intento de sutura de una herida, de una historia que aún no logro comprender ¿Cuáles fueron los factores políticos, sociales y económicos que hicieron posible semejante aberración? La película nace desde la intimidad de un hogar pero repercute en la historia que aún lamenta su herida y pone en cuestión a una sociedad que se funda en el sacrificio de los hijos. (…)
Tengo la certeza de que el arte es capaz de exorcizar y sublimar viejos fantasmas y confío en que la realización del film ofrecerá una mirada distinta sobre la temática, centrándonos en la figura del desertor, punto de vista que aún no se abordó y que creemos, enriquecerá el dialogo sobre este asunto”.